Las excusas no valen, lo siento. No me digas que comes mal o siempre lo mismo porque no tienes tiempo. Búscate otra excusa porque esa no sirve cuando te expliquemos de qué va el Batch Cooking.

Batch cooking

No tengo tiempo

Suele ser la excusa habitual, incluso la mía a veces. Y parte de razón llevamos todos, porque es verdad que para ciertas recetas necesitamos tiempo, y a veces el día a día nos puede y nos impide organizarnos mejor de cara a comer y cenar mejor toda la semana. Mi marido se dedica a la optimización y es un tema que analizamos mucho porque en la cocina todos los procesos están muy estudiados (un día os explicaré su paradigma para el lavavajillas).

El batch cooking o meal prep es básicamente una técnica en la que cocinamos preparaciones base,  que nos permitirán comer saludable y rico durante toda la semana. Se trata de planificar principalmente, pensar un poquito antes de comprar y dedicar 3 horas a adelantar ciertos procesos para que luego en el momento de preparar la comida o la cena, tardemos muy muy poco pero comamos muy bien.

Primero ponte a pensar

  • Qué te gusta comer más y te gusta comer o cenar.
  • Qué tengo en la nevera y en la despensa. Haz una lista.
  • Qué día puedo sacar 3 horas para dedicarlo a cocinar.
  • Dónde compras y qué día puedes ir a por todo. Piensa si puedes hacerlo online para ahorrar algo de tiempo.
  • Si tienes hijos que comen en el colegio, planifica las cenas (de toda la familia) en base a sus menús. Yo planifico incluso los tupper d elas comidas, así todos comemos más o menos lo mismo.

Batch cooking

Toma nota

  • Cuando compres pescado, pide que te dejen la espina para hacer caldo, puede ser una base perfecta para hacer un arroz delicioso.
  • Cuando compres pollo, pide lo mismo. Lo mejor es comprar un pollo entero y que te lo preparen: por un lado filetes de pechuga, muslos y alitas para asar… y el esqueleto para hacer otro caldo base.
  • Cuando compres puerros por ejemplo no tires la parte verde! Haz también un caldo con los restos. En la cocina poca cosa se tira como ya os contamos aqui.
  • Puedes dejar lavadas y cortadas (incluso congelarlas) diversas verduras, así adelantas trabajo.
  • Deja cocido arroz, patatas o legumbres, qué pueden ser las bases de un montón de recetas.
  • Si haces un plato, prepara siempre más, de cara a guardar en la nevera o en el congelador. Por ejemplo si haces cremas, hazlo en gran cantidad, porque pueden servirte después como salsa incluso para añadir a la pasta o al arroz.
  • Yo soy muy fan de asar verduras, además de deliciosas aguantan muy bien en la nevera: berenjenas, pimientos rojos, cebolla, zanahorias, batatas, coliflor (aqui está la receta que publicamos con este descubrimiento), hinojo…
  • Puedes dejar listos aliños diferentes: un pesto verde o rojo, una vinagreta de mango, dukkah egipcio… y alegrar tus ensaladas, pastas y arroces en un periquete.
  • Si eres de los de picar entre horas o tienes niños (que comen a todas horas) haz snacks sanos como el hummus. Nosotros en casa lo tomamos como comodín incluso para desayunar.
Batch cooking
Foto de Amanda The Green Fuel

¿Te quedan dudas?

Pues tranquila, porque el próximo sábado día 23 de septiembre tenemos un Taller de Batch Cooking para poder resolver todas las dudas, de la mano de una experta en el tema: Amanda, técnico de herbodietética, health coach y raw food chef. Un lujo vamos.

Amanda The green fuel
Foto de Amanda The Green Fuel

En este taller aprenderemos un montón de recetas para falicitarnos la vida y comer mucho mejor, sin tanto esfuerzo como puede parecer.

Porque, seamos sinceros ¿no puedes sacar 3 horitas en toda la semana? Seguro que viendo Juego de Tronos hemos invertido todos mucho más tiempo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*