Obvio.

Pero lo digo por si hay dudas, porque como cada vez hay más gente que por moda o una supuesta dieta más saludable optan por el gluten free, yo que soy celiaca por obligación, te digo que no mola nada de nada.

Yo con este temazo soy muy de quejarme, lo siento. Ya lo hice en otro post, y siendo sincera, aunque han pasado ya casi 7 años desde el diagnóstico, sigo pensando que es un ascazo ser celiaca en este mundo de trigo. Y cada vez que me preguntan lo digo y no miento: no me gusta y no le veo nada bueno, no os voy a engañar. Y mira que la verdad que me he encontrado con gente maravillosa que me ha alegrado comidas pero también reconozco que siempre llevo pan y galletas en el bolso por si acaso.

camiseta gluten free
La polémica camiseta de Zara

A todo te haces es cierto (y hay cosas peores, lo se), pero cuando voy a un sitio y veo que no puedo comer nada o casi nada, aún se me cae el alma a los pies.

Ser celiaco no mola. Y como publicaba el otro día Zerogluten, a razón de este maravilloso cartel (ejem) no te hace mejor persona tenerme cerca.

dia internacional del celiaco

Qué si, que tenemos Mercadona, que cada vez hay más opciones y que están saliendo sitios sin gluten como setas pero…

  • un exceso de etiquetado a veces puede ser peor y es puro marketing,
  • todo sigue siendo más caro o carísimo y hay sitios que te cobran por adaptar el menú,
  • todavía hay restaurantes y bares que este tema no saben de qué va.
  • Y si eres celiaco y estás en un hospital (aunque sea por parir) atención a los menús, que si son malos para el resto, imaginad los nuestros.

Gluten free = sano

La moda del sin gluten sigue y parece imparable, a pesar de que ya hay quienes han dicho que puede perjudicar si se opta por ella sin ser celiaco.

Decir que este tipo de dieta es más sana es un error, mensaje que el propio marketing de las marcas está intentando sustentar, pero que si sabemos mirar un poco podemos desmontar los mitos de esa supuesta alimentación saludable en paquete, como con otros tantos productos que llenan los estantes de los supermercados.

Dejemos las cosas claras (con o sin gluten)

Ser celiaco no es guay, es una enfermedad cuya única “medicina” es una dieta estricta (que casi siempre conlleva un aumento del carro de la compra, cero ayuda por parte del Estado y un asco de opciones en bolsa en muchos sitios). Tener un celiaco en tu vida tampoco te hace mejor persona porque tienes que aguantarle sus quejas (como mi marido, porque soy una cansina y no termino de acostumbrarme como lees) y encima terminas probando todo para poder decir si sabe mejor, peor o igual que lo “normal”. Si eres madre de un peque celiaco, mejor ni hablamos.

El próximo día 27 de mayo es el Día Internacional del Celiaco, y creo que la mejor labor que podemos hacer todos los que nos dedicamos a la hostelería (o relacionado) es normalizar el tema, concienciar y enseñar a los que no saben y suplicar que haya alternativas para nosotros en cualquier lugar, a buenos precios, como hacemos nosotras en la escuela de cocina, donde si eres celiaco, estás de suerte porque otra cosa no, pero acostumbradas estamos un rato (aunque me queje igualmente).

Si eres nuev@ en esto del sin gluten, o si eres recién diagnosticado, no me hagas caso que yo me quejo de puro vicio. Y sobre todo no te pierdas el buen hacer que hacen algunos como Singlutenismo o Celiaco a los 30, que nos ayudan un montón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*