Desde los 4 años hasta los 100, todos pueden aprender a cocinar y a divertirse haciendo platos divertidos.
Los más pequeños se lo pasarán pipa haciendo galletas de colores, sandwiches con forma de princesa o dinasaurio, minipizzas, piruletas…
A los jóvenes les ofrecemos la oportunidad de pasar un rato de ocio diferente y de aprender recetas sencillas pero deliciosas para cuando se quedan solos en casa o si el día del padre o de la madre quieren sorprenderos.

Las tardes de los viernes y los sábados y domingos por la mañana se los dedicamos a ellos (y a los padres que quieran aprovechar para hacer otras cosas), durante dos horas y media se divertiran haciendo de chefs y después, comiendo como verdaderos gourmets.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*